URBANISMO DE TRES NIVELES

El urbanismo actual, que tiene la concreción formal en un plano de dos dimensiones a cota cero, viene limitado por el propio instrumento proyectual. En el plano urbanístico no cabe, prácticamente, nada más. Las variables antes mencionadas no tienen cabida y por eso no se resuelven en la ecuación urbana.

El urbanismo de los tres niveles, uno de los instrumentos de ordenación del Urbanismo Ecosistémico, proyecta tres planos con el mismo detalle ya la misma escala que los urbanistas actuales proyectan el plan urbanístico en superficie. Proyectar un plano en altura y un plano del subsuelo, aparte del plano en superficie, permite que el conjunto de variables que atienden a los retos actuales puedan ser plasmadas de una manera o de otro. Tres planos a escala urbanística (no a escala arquitectónica y/o proyectual), proyectados en horizontal y luego engarzados en vertical deben proporcionar la carcasa de los modelos urbanos anunciados.

Esto se traduce, en la práctica, en una serie de soluciones que potencian las posibilidades de cada nivel para conseguir una mayor autosuficiencia, funcionalidad y habitabilidad del medio urbano.

Cada nivel se diseña en su totalidad, haciendo uso de su propia lógica y se interconecta con la lógica del resto de niveles. La interconexión viene de la mano de la edificación (que contempla los tres niveles), la movilidad, los servicios, la biodiversidad y los ciclos de los materiales, el agua y la energía. El urbanismo de los tres niveles obliga a buscar la coherencia de la lógica vertical y horizontal, a la vez que la aplicación de las mismas resuelve de manera sistémica las funciones y las disfunciones urbanas.

Las cubiertas están vinculadas a la biodiversidad, la energía y el agua. El subsuelo se vincula a los servicios, la distribución urbana, el aparcamiento, la movilidad masiva de pasajeros, al ciclo del agua y a la gestión de la energía. El suelo se relaciona con los usos, la funcionalidad y el espacio público.

Tenemos, pues, tres planos que dan lugar al urbanismo en altura, al urbanismo en superficie, y al urbanismo subterráneo. El desarrollo de estos proporcionará, como lo hizo el urbanismo ortodoxo, un conjunto de instrumentos de carácter legal, económicos y organizativos acomodados a un nuevo statu quo y a la resolución de los nuevos retos.

 

URBANISMO DE TRES NIVELES

<<El urbanismo de los tres niveles proyecta tres planos con el mismo detalle ya la misma escala que los urbanistas actuales proyectan el plan urbanístico en superficie. Las cubiertas están vinculadas a la biodiversidad, la energía y el agua. El subsuelo se vincula a los servicios, la distribución urbana, el aparcamiento, la movilidad masiva de pasajeros, al ciclo del agua y a la gestión de la energía. El suelo se relaciona con los usos, la funcionalidad y el espacio público>>

 

Modelo Conceptual

Instrumento de movilidad
Nuevo Urbanismo
Máxima eficiencia en movilidad
Instrumento de planificación urbana