Desengancharnos de nuestra adicción del siglo XX para recuperar nuestras ciudades

Noticias

Desengancharnos de nuestra adicción del siglo XX para recuperar nuestras ciudades

28/03/2017
Barcelona
El País - Planeta Futuro

Seamos honestos con nosotros mismos. Estamos enganchados a nuestros coches. Casi un siglo de marketing seductor, comodidad y velocidad, han hecho que conducir sea una parte indispensable de nuestras vidas. Los coches se venden como símbolos de libertad, de poder y de éxito. En teoría, hacen nuestras vidas mejores, más felices, más aventureras. Hemos llegado a verlos como no solo como un mero medio de transporte, sino como un derecho fundamental. Pero ¿a qué coste?

 

La irrupción y masificación del transporte motorizado individual ha acabado alterando drásticamente la manera en que diseñamos y vivimos nuestras ciudades. Y hay evidencia creciente de que los resultados de todo ello no son en absoluto buenos para nosotros, ni individual ni colectivamente. Sin embargo, precisamente porque estábamos enganchados a nuestros coches y a las ideas que han acabado representando, hemos tardado demasiado en admitirlo. Ir al volante, horas y horas perdidas en atascos, además de contaminación atmosférica, ruido o accidentes, son algunos de los innegables productos de esta realidad. Y a cambio hemos reducido nuestra actividad física y aumentando nuestra obesidad, nuestras enfermedades cardiovasculares, y los casos de asma, problemas en la función cognitiva y estrés, por mencionar solo algunos. 

 

Más información: El País - Planeta Futuro

 

 

 

 

Premios,Wikipedia,Twitter: