El experimento de Barcelona con las supermanzanas

Noticias

El experimento de Barcelona con las supermanzanas

18/12/2017
Barcelona
Urban Land

Sentado en su oficina frente al nuevo puerto de Barcelona, Salvador Rueda explica a un visitante la estrategia para rediseñar el centro de la ciudad española. El afamado Eixample, el distrito diseñado por Ildefons Cerdà en 1850, sería transformado en una red de las llamadas supermanzanas, explica Rueda, el director de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona, una consultora de la ciudad. Los coches serían virtualmente eliminados dentro de las supermanzanas, "liberando" el 70% del territorio de la ciudad para uso público, dice.

 

Sin demoler edificios ni llevar a cabo una remodelación masiva, las supermanzanas - conocidas como superillas en catalán - crearán barrios orientados a los peatones mientras abordan los problemas de salud, sostenibilidad y contaminación a los que se enfrenta Barcelona, explica Rueda. Los temas "deben estar inteconectados", dice, mirando hacia una asistente para que le ayude con la traducción. "¿Cuál es el mejor proyecto para resolver la mayoría de problemas?", pregunta. "En mi opinión, las superilles".

 

Después de años de debate, Barcelona está decidida a convertir el concepto de supermanzanas en una realidad. El concepto fue adoptado com una pieza central en el plan de movilidad de la ciudad en 2015, y se llevó a cabo una prueba piloto en el barrio de Poblenou en septiembre de 2016. Los planificadores de la ciudad esperan reconfigurar cinco o seis barrios durante el próximo año. 

 

"Nuestro plan de movilidad está basado enteramente en supermanzanas", explica Mercedes Vidal, la regidora municipal de movilidad. "Es la manera en que todo funciona junto".

 

Artículo completo (en inglés): Urban Land

 

 

 

 

Premios,Wikipedia,Twitter: